Volvemos

Con mucha ilusión quiero compartir la alegría que siento al comunicaros que LaCasadeB vuelve a abrir sus puertas de manera física. Será la primera semana de junio. Así podremos ir retomando nuestro trabajo en el espacio de LaCasadeB. Hemos tomado todas las medidas de seguridad. Todo lo que se exige para nuestra vuelta a la normalidad de manera segura y responsable. Material de desinfección. Materiales de trabajo nuevos. Y todo lo que proporcione y ayude a mantener nuestra salud.
Me emociona volver a vernos.
Me emociona vuestra confianza, y desde la gratitud más inmensa, os doy la bienvenida de nuevo a LaCasadeB.
Sus puertas se cerraron hace un tiempo, pero aún en la distancia, con unos y con otros, hemos estado y nos hemos sentido cerca. A veces las puertas se han de cerrar por unos u otros motivos. En LaCasadeB creemos, y sentimos que abrirlas de nuevo, es siempre para que algo nuevo entre. Para que el aire se renueve, se torne fresco, y las sonrisas puedan campar a sus anchas, hasta en los momentos en los que parece que se fueron. Por eso queremos compartir con vosotras y vosotros, que sois especiales invitados a nuestra casa, ese aire fresco y renovador y entregaros nuestra alegría por el  nuevo encuentro. Una alegría compartida que está siempre entre nosotras y nosotros, en nuestra casa que también es la de todos y todas las que  aquí entran y ponen su confianza en nosotras . Os esperamos con las puertas abiertas.
Desde el corazón, que es desde donde mejor se me da hablar… GRACIAS

La fuerza de las palabras

Y qué cierto es…
A veces, los adultos soltamos como bombas, palabras que van directas al corazón de las personas que queremos. Y cuando llegan a sus delicados corazones, entran en él, causando un daño emocional del que no somos conscientes siempre.
Frases como «Papá te va a dejar de querer como no te portes bien… o «Mamá no va volver a hablarte ni a jugar contigo, porque eres malo, y no sabes perder…»
Son bombas que van directas a su corazón….
En LaCasadeB creemos que es mejor, hacer crecer que tener que curar después. Mejor enseñar, que no consolar luego…
Cuidamos cada palabra que va hacia sus corazones y los vuestros para cuidar la inteligencia y salud emocional de todos y de todas y muy  especialmente de ellas y ellos, los más pequeños de la casa…cuidemos cada palabra para cuidar sus vidas.
GRACIAS. ÁNIMO

La felicidad está en ellos y ellas

El mensaje es claro. Desde LaCasadeB, creemos que cada niño y niña, tiene que encontrar su felicidad. Y nosotros, ayudar a ello. No crearles una vida perfecta, lejos de peligros, que ninguno queremos para ellos, desde luego. Si no enseñarles a resolverlos, alejarlos y saber que aunque los haya, siempre hay algo que se puede hacer para aprender de ellos. Trabajar y compartir con niños y niñas que presentan diferentes «peligros» en sus vidas, me hace saber y confiar, en que la respuesta a muchos de estos «peligros», no es quitarles las piedras del camino, si no darles las herramientas para que se agachen y las retiren, ellos por si mismos.
Los adultos debemos conocernos, saber cuáles son nuestros propios «peligros». Trabajar con niños que viven ambientes de adultos, donde toman ejemplos no muy sanos emocionalmente, también me hace saber que parte de que esa vida que deseamos para ellos, parte (sale) de nosotros y de lo que de nosotros aprenden.
La felicidad está en ellos.
Enseñárselo desde pequeños, les ayudará a sentirla, vivirla y disfrutarla

Miedo a salir

Nuestros pequeños ya han pisado la calle, después de tantos días de no poder hacerlo. Algunos lo han tomado con ganas e ilusión, porque al menos, y aunque no es aún lo que desearían, pueden respirar otro aire que no sea el de casa. Otros sin embargo, han decidido no salir aún, y esto es por una razón que casi todos, en su mayoría, sienten. El miedo. Emoción útil y necesaria, como todas, pero que llevada al extremo, nos bloquea y no nos permite avanzar, disfrutar, descubrir… En este caso el miedo está muy justificado. Durante cuarenta y tantos días, han estado escuchando, quien más y quien menos, cifras, desgracias, contagios…y aunque nos hayamos cuidado mucho de darles la información justa y necesaria, la información ha entrado en nuestras casas de manera constante. Por lo tanto escucharles decir, «No salgo porque tengo miedo al coronavirus», es algo lógico y entendible. Pero como siempre, debemos ayudarles a que esta emoción, no crezca de manera desmesurada en ellos. ¿Cómo podemos hacerlo?
Primero, hablando y escuchando.
Lo mismo que hicimos al principio de nuestra cuarentena. Con cariño, cercanía, y sencillez.
Respetando lo que sienten, y no haciéndolo de menos.
Explicando que ahora es un poco más seguro salir, pero que tenemos que seguir tomando precauciones, para poder estar bien, y cuidarnos todos.
Si necesitan más tiempo, dárselo.
No es necesario que hagan lo que la mayoría de niños y niñas, si no lo sienten, o no están preparados para ello.
Pero si es bueno, que vayamos trabajando con ellos, la pérdida de este miedo. Tarde o temprano, nuestras vidas y las suyas serán un poco más parecidas a lo que eran antes.
Durante estos días, sin atosigarles, sin presionarles, podemos ir dando mensajes positivos, que calen en ellos, y les hagan perder un poco, y poco a poco este miedo.
Podemos ir probando tiempos más cortos de salida,
en vez de la hora permitida.
Que como en todo lo nuevo, vayan viendo, experimentando, confiando, y sintiéndose más seguros, hasta que esta nueva situación se vea «dominada» por otras emociones, y no por le miedo.
Poco a poco…siguiendo nuestros pasos.
Siempre es mejor.
GRACIAS … ÁNIMO.
LaCasadeB.


Tristeza

Y hoy vamos a trabajar las tristezas. Parece que en estos días tenemos que mantener sí o sí, una actitud positiva. Personalmente creo y siento, que en esa actitud, debería entrar también el ser sincero con uno mismo, y dejarse sentir en esas emociones que también son necesarias. ¿Quién no ha estado triste en estos días? ¿Quién no ha sentido que el ánimo se venía abajo y que la incertidumbre estaba muy presente? Bueno, qué nos hace pensar que a nuestros niños y niñas, no les ha pasado también. Personalmente en estos días he hablado con los pequeños de LaCasadeB, y los no tan pequeños también, y una de sus emociones casi presentes, ha sido la tristeza…por no ver a sus amigos, por no salir a jugar al fútbol, por las personas que están «malas»… Por lo tanto querer hacer como que no está ahí, es un error.
No se trata de regocijarse en ella, de estar cada día cabizbajo, y sin energía… Se trata de aprender a hablar de ella, de saber ver los miedos que hay detrás de esa emoción, de ayudarles a que no piensen que hay que poner buena cara aunque no la tengan…
Os propongo desde LaCasadeB, que hagáis con ellos un sencillo ejercicio.
Buscad un bote vacío, una caja que no utilicéis, y transformarla en el lugar donde meter aquello que nos pone triste. Dejad al lado del bote o la caja una pequeña libreta donde poder anotar lo que me ha hecho sentir así, escribirlo o dibujarlo y poder meterlo dentro. Cuando algún miembro de la familia observe que hay algún papel dentro, podemos hablar de ello, en el tiempo que compartamos juntos. Hablar abiertamente de ello. Podemos comenzar nosotros para que no sientan vergüenza, y como siempre, ser el mejor ejemplo que abra el camino…
Que los niños y niñas, vean que también en nuestras vidas hay un espacio para las tristezas, y que no hay que meterlas debajo de la alfombra, les ayudará a expresar sus emociones, con más libertad y naturalidad. A sentirse ellos…en LaCasadeB tenemos nuestra puerta siempre abierta para escuchar y compartir. Te esperamos con ilusión.
lacasadeb.com


Fotografía de Daniel Christie 

 

Preguntas

Ahora que estamos en familia, y tenemos algo más de tiempo, podemos a yudar a nuestros pequeños a expresar sus emociones.
Para ello podemos plantearnos dos preguntas.
¿Cómo me siento yo ante esta situación?…
¿Cómo me siento ante las emociones de mi hijo?…
Muchas veces nuestro propio desconocimiento de las emociones que sentimos, junto con la creencia de que no atenderlas es poco importante, nos hace sentir miedo, rechazo ante las emociones que no nos gustan de nuestros hijos…enfados, ira, frustración, incluso la tristeza que tanto nos empeñamos a veces en ocultarles…
Y tendemos a rechazarlas y castigarlas…
Ayudar a nuestros niños y niñas, a relacionar expresiones corporales y gestos con emociones ( a través de os cuentos, por ejemplo), a buscar sus propios recursos de expresión (ayudándoles con nuestro ejemplo, nuestro vocabulario emocional), puede ser muy buen principio, para desarrollar su inteligencia emocional, y hacerlo en familia.
Para el niño, tener un espacio de intimidad con sus padres, en el que poder desarrollar confianza y cercanía, sin miedo y sin vergüenza, será algo muy gratificante y que hará que se sienta bien, y sienta ese bienestar emocional, que todos y todas necesitamos para vivir.
Si deseas que hablemos sobre alguna duda, o situación que veas que te proucupa, o dudas sobre ella, las puertas de LaCasadeB están abiertas. En la sección Pregúntanos de nuestra web o nuestro correo electrónico puedes plantearnos tus dudas.
Encantada, intentaré dar luz a eso.
Estás en tu Casa. Se bienvenido.
GRACIAS…ÁNIMO… 

Ver menos

Hablemos

Durante estas semanas de confinamiento y cuarentena que todos estamos pasando, los problemas de comportamiento en nuestros pequeños, pueden verse incrementados y darse, con mayor intensidad.
La situación actual no es fácil para nadie y, en los niños es comprensible y casi natural, que la frecuencia de episodios de explosión y de frustración o ambas a la vez…estén más presentes. Esto es debido a que el día a día es poco motivador para ellos. Es ambiguo (no sabemos cuándo se terminará exactamente) …y las rutinas, tanto las suyas como las nuestras, se ven alteradas.
Para ayudarles podemos hablar durante un tiempo fijo al día, a una hora, en el mismo lugar,tranquilo, como una especie de lugar de reunión para compartir y estar en calma, y preguntarles.
Los que son algo mayores, nos hablarán de lo que han sentido. Y a los más chiquinines podemos ayudarles hablando de lo que nosotros hemos sentido en el día.
Podemos acompañarlo de algún dibujo sencillo, donde aparezca lo que hemos estado haciendo y nos causó, una u otra emoción.
Con los mayores podemos igualmente inventar algún juego, por ejemplo, dibujando también las emociones que sentimos, inventando historias breves con escenas donde podamos ver las emociones de otros, compararlas con las suyas y las nuestras y trabajar la empatía…
Nuestro ejemplo es muy importante para ellos, y ahora que estamos todas las horas del día con ellos más.
Ánimo para seguir otro poco más. Entre todos, mejor.
lacasadeb.com

Fotografía: Paula «alumna» de LacasadeB,
transformando sus emociones

Héroes

Cuando estos días de cuarentena empezaron a andar, una de nuestras inquietudes eran nuestros niños y niñas. ¿Cómo sería su encierro? ¿Qué podrían sentir y cómo lo harían? Nuestra preocupación por ellos, por su bienestar, sus emociones, su estrés y sus ritmos, tuvieron una respuesta.
Ellos son unos héroes más, en la lucha de esta batalla.
Nos han enseñado lecciones brillantes. Su paciencia, ( y que nadie se extrañe, si la pierden alguna vez…). Su entendimiento de lo que ocurre y de su responsabilidad sobre ello. A veces su resignación… La generosidad con la que entienden su sacrificio… todo eso que no solemos ver, son valiosas lecciones de amor hacia nosotros, de aprendizaje hacia la vida, y del camino hacia un mundo un poco mejor.
Démosles las gracias. A todos los héroes que tenemos en nuestras casas, en nuestras familias.
Desde LaCasadeB, GRACIAS pequeños. Sois muy grandes y lo sabéis… Gracias a todas y a todos

Dibujo hecho por Alex, miembro de LacasadeB.

Tiempos difíciles

Durante estos días en casa,  aunque los intentemos llevar con una sonrisa, vendrán  momentos difíciles en los que perdamos la paciencia, aparezcan enfados incontrolables, momentos de aburrimiento…etc, Para ayudaros LaCasadeB irá publicando en nuestro Facebook, actividades para hacer, cuentos que compartir, y sugerencias varias, para que vosotros, papás y mamás, y adultos responsables de pequeños y no tanto, podáis ir teniendo recursos para estos días.
Serán como sesiones de educación emocional, para poder trabajar dentro de las rutinas y horarios que hayáis creado para ellos, y vosotros. Es nuestra colaboración para ayudaros en este tiempo difícil.  Con ilusión lo haré cada día. Aunque la puerta no esté físicamente abierta, siempre podéis entrar en nuestra Casa. Aún en la distancia, me mantengo cerca de vosotros. 
¡Ánimo con el día! Es largo y da para mucho.
Entre todas y todos ayudémonos, colaboremos y mantengamos la calma, la serenidad, y la sonrisa y pronto volveremos a encontrarnos con ilusión y ánimos renovados. 

Pronto, la puerta de LaCasadeB, volverá a abrirse…

GRACIAS

Sinceridad

Probablemente, ya habéis hablado con los pequeños de la familia sobre lo que está pasando en estos días, y sobre el virus que tantos trastornos está ocasionando a nuestras vidas y a las suyas.
Desde LaCasadeB, siempre creemos que la sinceridad es el mejor camino para el entendimiento, y la calma.
Lejos de contarles historias que no pueden comprender, y que solo puede asustarles, sed sinceros con ellos, y hablarles sin temor.
¿Cómo podemos trasladarles la información?
– Sed vosotros quienes se lo contéis, sin esperar a que pregunten. El no saber solo les genera más incertidumbre, y por lo tanto, nerviosismo y falta de seguridad.
– Que la información que les déis, sea de fuentes oficiales.
No de alguien que dice, o ha dicho y opina…
– Preguntarles por lo que saben ellos ya.
Cuáles son sus dudas y temores, y si han escuchado algo que sea erróneo, desmentirlo con calma y confianza.
Si no se lo explicamos bien recurrirán a argumentos fantasiosos para compensar su falta de información.
Explicárselo con sencillez , con un lenguaje claro acorde a su edad y sus conocimientos y evitando explicaciones enrevesadas y largas.
– No ignorar ni menospreciar sus miedos y dudas.
– Ser sinceros: el virus es peligroso porque se contagia con facilidad, y por ello debemos protegernos de él.
Hablar del tema, normalizarlo, pero sin saturarles con demasiada información.
– Para explicarles cómo se contagia, podéis hacer dibujos o representaciones gráficas, que les ayuden a visualizarlo y aprendan a evitarlo.
Entre todos y todas, mejor. #EsteVirusloparamosunidos

Fotografía de Benjamin Manleyunido